Cuentos de ovejas infantiles

Si estás buscando cuentos de ovejas infantiles y que sean gratis, a continuación tienes 8 cuentos cortos sobre ovejas y ovejitas.

La oveja soñadora

Había una vez una oveja llamada Lola que vivía en una granja con muchas otras ovejas. Lola era una oveja muy especial, porque tenía un don muy especial: podía soñar.

Lola soñaba con todo tipo de cosas: soñaba con volar por el cielo, con nadar en el mar, con visitar otros planetas… Pero sobre todo, soñaba con un lugar mágico, un lugar donde todas las ovejas eran felices y libres.

Una noche, Lola tuvo un sueño muy especial. Soñó que estaba en un prado verde y florido, rodeado de otras ovejas. Todas las ovejas eran felices y estaban jugando juntas. De repente, apareció un arco iris que las llevó a un lugar mágico.

En ese lugar, las ovejas podían volar, nadar y hacer todo lo que quisieran. No había lobos ni cazadores, y todos los animales vivían en paz y armonía.

Lola despertó muy feliz. Sabía que ese lugar existía, y que algún día ella y las demás ovejas irían a encontrarlo.

Lola se quedó dormida pensando en ese lugar mágico. Mientras dormía, soñaba que estaba volando por el cielo, nadando en el mar y jugando con sus amigas ovejas.

Fin

La oveja que no quería dormir

Había una vez una oveja llamada Blanca que era muy curiosa. Un día, Blanca estaba pastando en el campo cuando vio a un niño que jugaba con una pelota. Blanca nunca había visto una pelota antes, así que se acercó al niño para verla mejor.

El niño le dio la pelota a Blanca para que jugara. Blanca empezó a tirar la pelota al aire y a atraparla con sus patas. Se lo pasaba muy bien jugando con la pelota.

Cuando empezó a oscurecer, el niño se llevó la pelota a casa. Blanca se quedó sola en el campo. Estaba cansada, pero no quería dormir. Quería seguir jugando con la pelota.

Blanca se fue a buscar al niño, pero no lo encontró y empezó a preocuparse. ¿Qué iba a hacer? ¿Cómo iba a dormir sin su pelota?

Blanca se sentó bajo un árbol y empezó a llorar. De repente, vio una estrella fugaz y pidió un deseo: «Deseo que encuentre mi pelota».

La estrella fugaz se apagó y Blanca se quedó mirando al cielo. De repente, vio algo que brillaba en la distancia. Se levantó y se dirigió hacia la luz.

Cuando llegó, Blanca vio que era su pelota. La pelota estaba en la cima de una colina. Corrió hasta la colina y agarró su pelota.

Blanca estaba muy feliz. Por fin tenía su pelota de vuelta. Se llevó la pelota a su corral y se acostó. Blanca estaba tan cansada que se durmió enseguida.

Soñó que estaba jugando con su pelota en el campo. En su sueño, la pelota era mágica. La pelota podía volar y podía hablar. Blanca y la pelota se hicieron los mejores amigos.

Cuando Blanca se despertó, estaba muy contenta. Se levantó y salió del corral. Blanca vio que el sol estaba saliendo y empezó a cantar una canción:

«La oveja Blanca se ha despertado, Ya no tiene miedo a dormir. Tiene su pelota de vuelta, Y es la oveja más feliz del mundo».

Blanca se fue a pastar al campo y estaba muy contenta de tener su pelota de vuelta. Blanca sabía que nunca más se aburriría.

Fin

La ovejita aventurera

Había una vez una manada de ovejas que vivía en un tranquilo valle. Las ovejitas eran muy felices, pero a veces se sentían un poco aburridas. Un día, una pequeña oveja llamada Tina decidió que quería vivir una aventura.

— ¡Me voy a ir de este valle! — le dijo a sus amigas. — Quiero ver el mundo.

Las demás ovejitas se quedaron muy sorprendidas.

— ¿No estás contenta aquí? — le preguntó una de ellas.

— Sí, pero me gustaría ver cosas nuevas — respondió Tina. — Quiero conocer otros animales, otros paisajes, otras culturas.

Las amigas de Tina trataron de disuadirla, pero ella estaba decidida. Así que, una mañana, Tina se despidió de sus amigas y se fue caminando por el valle.

Tina caminó y caminó durante muchos días. Vio muchos animales y paisajes diferentes. Conoció a otros animales, como caballos, vacas, gallinas, y hasta a un zorro.

Un día, Tina llegó a un bosque. El bosque era muy oscuro y misterioso. Tina estaba un poco asustada, pero decidió explorarlo.

En el bosque, Tina se encontró con un grupo de animales que estaban perdidos. Los animales le contaron a Tina que estaban buscando su camino de regreso a casa.

Tina decidió ayudar a los animales. Los guió a través del bosque y los ayudó a encontrar su camino de regreso a casa.

Los animales estaban muy agradecidos con Tina.

— Gracias por ayudarnos — le dijeron. — No hubiéramos podido encontrar nuestro camino sin ti.

Tina se sintió muy feliz de haber ayudado a los animales. Se dio cuenta de que la aventura no era solo para ella, sino también para ayudar a los demás.

Tina siguió viajando por el mundo. Vivió muchas aventuras y conoció a muchos animales. Al final, Tina regresó al valle donde vivía. Sus amigas estaban muy contentas de verla.

— ¡Te extrañamos mucho! — le dijeron.

— Yo también os he echado mucho de menos — respondió Tina. — Pero ahora tengo muchas historias que contaros.

Tina contó a sus amigas todas sus aventuras. Las amigas de Tina estaban muy impresionadas.

— Eres una oveja muy valiente — le dijeron.

Tina se sintió muy feliz de que sus amigas la apoyaran y siguió viviendo en el valle ellas. Siempre recordaba sus aventuras y las compartía con los demás.

Fin

Las ovejitas bailarinas

En un pequeño pueblo de la montaña vivía un rebaño de ovejas muy especiales. Estas ovejitas no solo eran muy cariñosas y divertidas, sino que también tenían un talento oculto: ¡bailaban!

Un día, un grupo de niños que pasaban por el pueblo se detuvieron a ver a las ovejitas. Al principio se quedaron sorprendidos, pero enseguida se contagiaron de la alegría de las ovejitas y empezaron a bailar con ellas.

Desde ese día, los niños del pueblo visitaban a las ovejas todos los días para bailar con ellas. Las ovejitas estaban encantadas de tener nuevos amigos y de poder compartir su amor por la danza.

Un día, un grupo de artistas callejeros que pasaban por el pueblo vieron a las ovejitas bailar. Al quedar impresionados por su talento, los artistas las invitaron a participar en su espectáculo.

Las ovejitas estaban muy contentas de poder mostrar su talento al mundo. El espectáculo fue todo un éxito y las ovejas se convirtieron en estrellas.

Las ovejitas bailarinas siguieron bailando y alegrando el corazón de la gente durante muchos años. Su historia nos enseña que todos tenemos un talento especial, y que nunca debemos dejar de compartirlo con los demás.

Fin

La oveja diferente

Había una vez una oveja llamada Romi que era muy diferente a las demás. Era de color negro, mientras que las demás eran blancas. Además, tenía un carácter muy alegre y extrovertido, mientras que las demás eran más tímidas y reservadas.

Romi era feliz con su diferencia, pero a veces se sentía sola. Las demás ovejas la miraban con curiosidad o incluso con miedo. Romi no entendía por qué, pero sabía que no podía cambiar.

Un día, Romi estaba pastando en el campo cuando vio a un niño que la miraba. El niño tenía la piel morena y el pelo rizado, y no era como los demás niños del pueblo. Romi se acercó al niño y le preguntó por qué la miraba.

El niño le dijo que le gustaba su color de pelo y que su carácter era muy alegre. Romi se sintió muy feliz, y a partir de ese día, el niño y ella se hicieron amigos.

El niño le contó a Romi que él también era diferente a los demás. Era de un pueblo lejano, y no hablaba el mismo idioma que los niños del pueblo. Romi le dijo que eso no importaba, porque lo importante era que eran amigos.

Romi y el niño pasaron muchos días jugando juntos en el campo. Así que se sentía feliz de tener un amigo que la aceptaba tal y como era.

Una mañana, Romi estaba pastando con el niño cuando vieron a un grupo de niños que estaban burlándose de una oveja que era un poco más pequeña que las demás. Romi se acercó al grupo de niños y les dijo que no se burlaran de la oveja.

Los niños se sorprendieron de que Romi hablara, y la miraron con curiosidad. Romi les explicó que todos eran diferentes, pero que eso no era motivo para burlarse de nadie.

Los niños se dieron cuenta de que Romi tenía razón, y pidieron disculpas a la oveja. La oveja se sintió feliz de que Romi la defendiera, y las dos ovejas se hicieron amigas.

Romi aprendió que la diferencia no es algo malo, sino algo que nos hace únicos. Gracias a su amistad con el niño y con la oveja pequeña, Romi se dio cuenta de que todos somos especiales y que debemos aceptarnos tal y como somos.

Fin

Moraleja: No hay que juzgar a las personas por su apariencia. Todos somos especiales y debemos ser aceptados por lo que somos.

Las ovejas que no querían ser ovejas

Había una vez un rebaño de ovejas que vivía en una granja. Las ovejas eran muy felices, y pasaban sus días pastando en el campo, bajo el sol. Sin embargo, había una oveja que no era como las demás. Su nombre era Kela, y ella no quería ser una oveja.

Kela era una oveja muy curiosa. Le gustaba aprender cosas nuevas, y siempre estaba buscando aventuras. Un día, Kela estaba pastando cuando vio a un grupo de niños jugando en el bosque. Los niños estaban muy felices, y Kela sintió una gran envidia. Ella quería ser como ellos, quería poder jugar y divertirse.

Kela decidió que no quería seguir siendo una oveja. Ella quería ser libre, y quería poder hacer lo que quisiera. Así que, una noche se escapó de la granja.

Kela caminó durante muchos días, hasta que llegó a una ciudad. Allí conoció a muchos animales diferentes, y aprendió muchas cosas nuevas como a leer y a escribir, y aprendió a cuidarse por sí misma.

Kela era muy feliz en la ciudad. Tenía muchos amigos y hacía muchas cosas divertidas. Sin embargo, a veces echaba de menos su hogar, a sus amigas las ovejas, y el campo.

Un día, Kela estaba paseando por el parque cuando vio a un grupo de ovejas. Las ovejas estaban pastando tranquilamente, y Kela sintió una gran nostalgia. Ella se acercó a las ovejas y les contó su historia.

Las ovejas estaban muy sorprendidas de escuchar la historia de Kela. Ellas nunca habían conocido a una oveja que quisiera ser libre. Sin embargo, las ovejas también estaban muy felices de ver a Kela.

Kela decidió que quería volver a la granja. Ella quería estar con sus amigas las ovejas, y quería vivir en el campo. Así que, se despidió de sus amigos en la ciudad, y regresó a la granja.

Cuando Kela llegó a la granja, sus amigas las ovejas la recibieron con mucha alegría. Ellas estaban muy contentas de volver a verla. Kela también estaba muy contenta de estar de vuelta. Había aprendido mucho durante su tiempo en la ciudad, pero ella sabía que su lugar estaba en la granja.

Kela vivió muchos años felices en la granja. Ella nunca olvidó su tiempo en la ciudad, pero sabía que estaba donde pertenecía. Ella era una oveja, y estaba orgullosa de ello.

Fin

Moraleja: No importa lo diferentes que seamos, todos tenemos un lugar al que pertenecemos.

La oveja que se perdió

Había una vez una oveja llamada Blanquita que vivía en una granja con su mamá, su papá y sus siete hermanitos. Blanquita era una oveja muy curiosa y le encantaba explorar el campo. Un día, Blanquita estaba pastando con sus hermanitos cuando se distrajo con una mariposa. La mariposa voló tan lejos que Blanquita se alejó de sus hermanos y se perdió.

Blanquita estaba muy asustada. No sabía cómo volver a casa. Corrió y corrió, pero no encontraba el camino. Al anochecer, Blanquita estaba cansada y hambrienta. Se echó a dormir debajo de un árbol.

Al día siguiente, Blanquita despertó y vio a un niño que se acercaba. El niño era muy amable y le preguntó a Blanquita si estaba perdida. Blanquita le contó su historia y el niño le prometió que la ayudaría a encontrar a su familia.

El niño llevó a Blanquita a la granja. Blanquita estaba muy contenta de ver a sus hermanos y a sus padres. Todos estaban muy felices de que Blanquita estuviera a salvo.

Blanquita aprendió una valiosa lección ese día. Aprendió que es importante ser obediente y no alejarse de sus seres queridos. También aprendió que hay personas amables que están dispuestas a ayudar a los demás.

Fin

Moraleja:

  • Es importante ser obediente y no alejarse de sus seres queridos.
  • Hay personas amables que están dispuestas a ayudar a los demás.

Las ovejitas y el lobo

Había una vez una oveja llamada Nina que vivía en una granja con sus siete hijitos. Nina era una oveja muy cariñosa y protectora, y siempre estaba pendiente de sus hijitos para que no les pasara nada.

Un día, Nina llevó a sus hijitos al campo a pastar. El sol brillaba y el cielo estaba despejado. Las ovejitas estaban muy contentas de estar al aire libre, corriendo y jugando.

De repente, Nina vio a un lobo acechándolas desde la distancia. El lobo era muy grande y feroz, y Nina sabía que tenía que proteger a sus hijitos.

Nina llamó a sus hijitos y les dijo:

— Hijitos, corred a casa. El lobo está aquí.

Las ovejitas corrieron lo más rápido que pudieron, pero el lobo era más rápido. El lobo alcanzó a la oveja más pequeña, que se llamaba Rosita.

Nina se enfrentó al lobo para proteger a su hijita. El lobo le gruñó y le dijo:

— ¡Dame a tu hijita o te lanzo al precipicio!

Nina estaba muy asustada, pero no podía dejar que el lobo se llevara a su hijita y le dijo al lobo:

— ¡No te la daré!

El lobo se enfadó y lanzó a Nina al precipicio. Nina cayó al vacío, pero afortunadamente se salvó.

El lobo se llevó a Rosita a su guarida. Las otras ovejitas estaban muy tristes por la desaparición de su hermana.

Al día siguiente, Nina volvió a la guarida del lobo para rescatar a su hijita. Se escondió detrás de un arbusto y esperó a que el lobo saliera.

Cuando el lobo salió de la guarida, Nina salió de su escondite y se enfrentó al él. El lobo se enfadó mucho al ver a Nina y le dijo:

— ¡Ya te tengo, oveja!

El lobo se lanzó sobre Nina, pero ella se defendió con sus cuernos. El lobo y Nina lucharon durante mucho tiempo, pero finalmente Nina logró vencer al lobo.

Nina liberó a Rosita y las dos ovejas regresaron a casa. Las otras ovejitas estaban muy felices de ver a su mamá y a Rosita.

Nina fue una heroína para sus hijitos. Les enseñó que siempre hay que ser valientes y defender lo que es justo, incluso cuando se enfrenta a un peligro.

Fin

Moraleja:

  • Siempre hay que ser valientes y defender lo que es justo, incluso cuando se enfrenta a un peligro.
  • La familia es lo más importante y hay que protegerla siempre.

Top 10 mejores libros de ovejas infantiles

A continuación vamos a realizar un análisis de los que consideramos que son los 10 mejores libros de ovejas infantiles que podemos encontrar en el mercado.

1. La ovejita que vino a cenar

Cuenta la historia de un lobo hambriento que recibe la visita inesperada de una oveja que se ha perdido y que no quiere ser su próxima cena, sino su amiga.

Es un excelente cuento infantil, repleto de valores como la amistad, la generosidad y la aceptación de las diferencias.

Es uno de los cuentos de ovejas infantiles más vendidos y que más gustan a los niños. Está recomendado para edades de 4 a 8 años, aunque es aconsejable a partir de 2 años.

Rebajas
La ovejita que vino a cenar
  • Smallman, Steve (Autor)

2. El cocodrilo que vino a cenar

Continúa la historia de la pareja el lobo y la oveja que descubrimos en La ovejita que vino a cenar junto a un nuevo amigo, Estofado.

Es el tercer libro de la saga y transmite valores como la amistad, la generosidad y la aceptación de las diferencias.

Lobo y Estofado son unos amigos muy peculiares. No todos los días se ven un lobo y una ovejita con una amistad tan firme.

Al final de uno de sus paseos nocturnos encuentran un extraño huevo en el suelo. ¡Una tortilla! piensa Lobo. ¡Un bebé! piensa Estofado, quien decide que lo mejor es cuidar el huevo y darle calor hasta que haga crack y de él salga… ¡un cocodrilo!

3. La oveja y el lobo

Este libro de 56 páginas cuenta la historia de un lobo y una ingeniosa oveja que nos enseña que la astucia y el poder de la palabra pueden vencer con facilidad a la fuerza. Con sus artimañas, la astuta ovejita evita que el lobo se la zampe.

Está recomendado para todas las edades aunque los niños mayores de 7 años podrán aprovechar mejor los conocimientos que se trasmiten y las preguntas de comprensión lectora y de expresión que se encuentran al final.

4. Ovejita, dame lana

Ovejita, dame lana es un divertido cuentos de ovejas infantiles rimado con estructuras repetitivas en el que un niño pide incansablemente lana a una oveja para tejer unas prendas de abrigo para protegerse del frío en invierno.

El libro contiene 32 páginas y está recomendado para niños de 5 a 6 años, aunque puede ser aconsejable a partir del año y medio para fomentar el aprendizaje.

Rebajas

5. 10 ovejitas

10 Ovejitas del 1 al 10 en un abrir y cerrar… de ovejas es un libro ilustrado con 24 páginas en el que diez simpáticas ovejitas ayudan a los más pequeños a contar y a aprender los colores.

¡Splas! Una ovejita amarilla salta a un charco lleno de barro. La roja se le une y las dos juntas se van de picnic. Cuando llega la ovejita verde, todas se sientan juntas y comienzan a cantar canciones.

Un divertido libro ilustrado que ayuda a aprender los diferentes colores y a contar del 1 al 10. Con rimas alegres se consigue entretener tanto a los padres como a los niños. Ideal para niños a partir de 5 años.

Rebajas
10 ovejitas (Bebeteca)
  • GEHM, FRANZISKA (Autor)

6. La oveja que incubó un huevo

Este libro es un tierno y divertido cuento de 32 páginas en el que la oveja Lola nos demuestra la importancia de los buenos amigos en diferentes situaciones.

La oveja Lola tiene una cantidad de lana extraordinaria. Después de la esquilada de primavera, Lola ve con preocupación que su maravillosa lana le crece de una manera loca y descontrolada. Pero pronto descubre que toda esa melena de lana es útil, y que los buenos amigos aparecen en los sitios más insospechados.

Un cuento de ovejas infantiles divertido y tierno que demuestra que los grandes amigos son mucho más importantes que las grandes melenas. Está recomendado para niños a partir de 5 años.

Rebajas

7. ¿Contamos ovejitas?

Este cuento ilustrado con 25 páginas es ideal para leer a los niños antes de ir a dormir. Es tierno y divertido, y pretende ayudar a conciliar el sueño de los más pequeños y, sobre todo, a soñar bonito.

Este dulce libro introduce en los niños la rutina de prepararse para irse a la cama y cuenta ovejitas en rima para que poco a poco se vayan quedando dormidos.

Además, es perfecto para estimular los sentidos con los simpáticos dibujos que incluye, les anima a la lectura y estimula la sonoridad del lenguaje.

¿Contamos ovejitas?
  • Vidal Merino, Sra. Virginia (Autor)

8. Cinco ovejitas y azul

«Azul, la oveja negra» y «Cinco ovejitas». Son los dos divertidos cuentos llenos de ovejas que incluye este libro de 72 páginas.

Narra la historia de un lobo que cuenta ovejas para dormir y como solo sabe contar hasta cinco, las ovejas se empiezan a cansar. Además, ha nacido una oveja azul en el rebaño…

¡Descubre la historia completa con estos cuentos de ovejas infantiles!

9. Ovejas, muchas, muchísimas ovejas

Este es uno de nuestros cuentos de ovejas infantiles favorito. Cuenta las aventuras de unas ovejas que deciden seguir una especie de plumerito volador.

Volarán por el cielo, cruzarán la nieve y el mar, se adentrarán en un laberinto… harán un viaje inolvidable en el que descubrirán un mundo inmenso y maravilloso.

El libro contiene 32 páginas y está recomendado para niños a partir de 3 años.

Rebajas
Ovejas muchas muchísimas ovejas: 1 (EL CUENTO)
  • Ovejas, muchas, muchísimas ovejas: 1 (¡El cuento!)
  • La Casita Roja
  • Español

10. La oveja Carlota

La oveja Carlota se sube a los árboles, se tira al arroyo e incluso sube por las peñas más escarpadas. Todo cosas impropias de una oveja. El resto del rebaño se lo recrimina.

Sin embargo, un día el pastor sufre un accidente y sólo hay alguien capaz de ir en busca de ayuda: Carlota.

Este gran libro ilustrado con 32 páginas es perfecto para niños mayores de 6 años porque ayuda a superar los propios miedos.

La Oveja Carlota (Rosa y manzana)
  • La Oveja Carlota (Rosa y manzana)
  • Lóguez Ediciones
  • Alemán y español

Beneficios de la lectura infantil

La literatura infantil es importante ya que contribuye al desarrollo social, emocional y cognitivo del niño. Desde pequeños, tanto los padres como los maestros deben inculcar en el niño el hábito de la lectura. Este primer paso lo predispone a una formación crítica, responsable y donde forme parte activa de la sociedad.

Cuentos de ovejas infantiles

Con respecto a los beneficios específicos de la literatura infantil podemos destacar:

  • La comunicación y expresividad es más fluida
  • Mejora la pronunciación de las palabras
  • Amplía y mejora el vocabulario
  • Se familiariza mucho más con la escritura
  • Aprende mejor la ortografía
  • Mejora el desarrollo intelectual, emocional y social
  • Ayuda a desarrollar su imaginación
  • Potencian la capacidad de atención y concentración

Dentro de la literatura infantil podemos encontrar los libros de ovejas infantiles. A los niños les encanta leer o que les lean un cuento de ovejas sobre todo si es antes de dormir. Es la temática perfecta para el cuento de «buenas noches».

Y para los adultos, recomendamos los 3 libros que verás a continuación. Están teniendo mucho éxito y si te gusta leer, no pueden faltar en tu biblioteca.

Por qué comprar cuentos de ovejas infantiles

¿Buscas un libro de ovejas para leer a tu hijo antes de dormir? No hay mejor manera para que los niños se vayan contentos a la cama. Y si además, el libro trata de ovejas o su protagonista es una oveja, querrán que se lo leas todas las noches porque son las mejores amigas para dormir.

A los niños les encantan los cuentos y qué mejor manera de irse a dormir si papá o mamá les leen uno de nuestros cuentos cortos de ovejas infantiles. Podrán desarrollar su imaginación y aprender valores importantes para la vida.

Por eso, en DeOvejitas hemos realizado una selección de los mejores libros y cuentos de ovejas infantiles que más gustan a los más pequeños y al mejor precio que puedes encontrar.

Aparte de cuentos de ovejas infantiles, en deovejitas puedes encontrar

La oveja Mariana entretiene y divierte a los niños
La oveja Mariana entretiene y divierte a los niños
Juego con ovejas para aprender a contar
Juego con ovejas para aprender a contar
Oferta VTech Proyector luz de cuna para Bebé por solo 21,73€
Oferta VTech Proyector luz de cuna para Bebé por solo 21,73€
Peluches de oveja con luz y sonido
Peluches de oveja con luz y sonido